Los salesianos solicitan el arrendamiento de la isla Dawson
El 12 de enero de 1889

Los salesianos solicitan el arrendamiento de la isla Dawson

12/01/2018
E

ste día, José Fagnano, desde Punta Arenas, remite una carta al gobierno chileno solicitando la concesión de la isla Dawson para el establecimiento de un espacio de contención y adoctrinamiento de los nativos fueguinos.
En un párrafo de su misiva, el superior de la Misión Salesiana expresa que desde “hace dos años doy misiones a los salvajes de la Tierra del Fuego, los que pobres y desnudos encontré”, y “se entregarían de buena voluntad a la civilización”.
Luego, se extiende sobre su proyecto y argumenta que “el medio seguro de ganarlos a la civilización es proporcionarles trabajo al alcance de su inteligencia y de sus fuerzas, alimentarlos y vestirlos hasta que se ganen lo necesario a la vida. Con este objeto pido al Superior Gobierno en arriendo por veinte años la Isla Dawson situada en el centro del Estrecho de Magallanes. Esta, por su posición, es central, sea para los indios de la Tierra del Fuego, sea para los que corren por los canales; es bastante espaciosa para todos esos infelices y es cómoda, pues proporciona madera para la construcción de las casas que deberán levantarse, y pasto para el ganado que se introduciría así que me prometo un éxito seguro en la Misión. Yo abrigo la esperanza que en los veinte años se llegará a educar la nueva generación y los viejos se amoldarán poco a poco a las costumbres de nuestra civilización”.
El salesiano se esperanzó con las “ventajas que reportaría al territorio de Magallanes, cuando todos los indios atraídos por la Ley del Evangelio y la comunidad de la vida”, comiencen a vivir cristianamente y, en lugar de ser hostiles a los cristianos”, sean “hombres útiles para el trabajo”.
Finalmente, ofreció “por el arrendamiento la cantidad de un mil pesos anual por el primer decenio y dos mil anual por el segundo decenio (…) Al ofrecer esta cantidad persigo el noble propósito de dar vasto ensanche a la industria para favorecer a los desventurados indígenas, pues la Misión a más de atender a la instrucción religiosa y civil desea pensar también al bienestar material de estos infelices.(...) Es demás añadir que en todo me sujeto a las leyes de la República siendo nuestro fin hacer de los salvajes, buenos cristianos y buenos ciudadanos de esta nación”.
Fagnano obtuvo, en junio de 1890, del gobierno chileno la concesión gratuita de la isla por un plazo de veinte años.

Autor : Bernardo Veksler
Etiquetas
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    100%
    6 votos
  • No me interesó
    0%
    0 votos