El presidente Ortiz sospecha de un complot nazi patagónico
El 20 de marzo de 1939

El presidente Ortiz sospecha de un complot nazi patagónico

20/03/2018
E

ste día, el presidente Roberto M. Ortiz “recibe una documentación que aparentemente comprometía la situación de los inmigrantes alemanes. Eran las fotocopias de un informe secreto que se había “filtrado” y que mostraba una especie de “complot patagónico”. Fechado el 11 de enero de 1937 y elaborado con papeles de la Embajada Alemana de Buenos Aires (…) sembraría la alarma al considerar que la Patagonia era “tierra de nadie” y que podía ser anexada” (Ernesto Maggiori. Historia del Club Cóndor de Astra).
Esta información generó un clima de sospecha generalizado sobre los integrantes de la colectividad alemana. En algunos casos, la adhesión a la guerra librada por la madre patria era activa y militante. Otros estaban más preocupados por prosperar y construir un futuro para los suyos, más allá de las simpatías.
Los gobiernos de la denominada “Década Infame” se habían alineado incondicionalmente con Inglaterra. El vicepresidente Julio A. Roca (hijo), en 1933, firmó el famoso Pacto Roca Runciman, que subordinó al extremo la economía nacional a los intereses británicos y, para ilustrar la situación de absoluta dependencia, declaró: “Argentina, por su interdependencia recíproca, es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del imperio británico” y un ejecutivo argentino de los ferrocarriles ingleses replicó: “La Argentina es una de las joyas más preciadas de la corona de su Graciosa Majestad”.    
Este alineamiento pro inglés, que dominaba absolutamente la escena política argentina, facilitaba la difusión de noticias insidiosas contra los residentes y empresas alemanas, que eran publicadas alegremente por la prensa, sin tomar en cuenta su veracidad.
Difundido el supuesto complot nazi patagónico, “los titulares sensacionalistas tenían allí una noticia que difundir, antes de comprobarse si el informe era falso o manipulado (…) Inmediatamente, la Cámara de Diputados reaccionó y se formó una Comisión Investigadora. Mientras tanto comenzaban a circular “listas negras” de compañías alemanas. Los alemanes comenzaron a reunirse en la embajada y en una de esas reuniones será donde Christel Lahusen (empresario patagónico), enterándose de que sus empresas estaban declaradas como partícipes del conglomerado de empresarios que apoyaban al nacional socialismo, sufrirá un ataque al corazón que le provocará la muerte” (op.cit.). 

Autor : Bernardo Veksler
Etiquetas
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    100%
    9 votos
  • No me interesó
    0%
    0 votos