Convocan a participar de “reparto de indios” en Punta Arenas
El 2 de agosto de 1895

Convocan a participar de “reparto de indios” en Punta Arenas

02/08/2018
A

lrededor de este día, se convoca a los interesados a participar de un “reparto de indios” en Punta Arenas. La gobernación magallánica había creado una comisión a ese efecto que procuraba repartir a mujeres y niños nativos entre las familias de la ciudad, para ser utilizadas en el servicio doméstico.
“En medio de escenas las más desgarradoras, sacando por la fuerza los hijos de los brazos de sus padres para hacer de ellos esclavos. Por los malos tratamientos recibidos, por el hambre y nostalgia y sobre todo por verse privados de sus criaturas sin saber noticias de ellos, todos los indios cayeron miserablemente enfermos y no pocos han muerto”, testimonió el sacerdote Maggiorino Borgatello en la Justicia (Museo Regional de Magallanes).
La mayoría de los adultos fueron enviados a los aserraderos, mientras que los que no se adecuaron a esos destinos comenzaron a deambular por la ciudad. "La situación actual de los indios en esta población es de lo más miserable e infeliz, pues pululan por las calles, medio desnudos y muertos de hambre pidiendo de limosna carne y hasta robando, para satisfacer su necesidad, animales enteros", según el testimonio de José Concha en el sumario judicial.
Los nativos habían sido capturados en una de las operaciones de mayor envergadura contra los selk'nam. En la Estancia Caleta Josefina, 165 personas fueron hechas prisioneras, la mayoría mujeres, niñas y niños. Los que se resistieron fueron asesinados.
La acción de "limpieza" de nativos originó denuncias y el juez Waldo Segel investigó los hechos.
El administrador de la estancia, Alexander Cameron declaró: "Recibí órdenes del Gerente de ella Señor Moritz Braun de tomar cualquier indio que encontrara en el campo alambrado donde están las ovejas y lo remitiera a la Isla Dawson. Obedeciendo a esta orden hace cinco meses más o menos una partida de ciento sesenta indios pretendieron romper el alambre de los cercos por cuyo motivo me dirigí yo acompañado” de varios empleados “armados todos de rifles e hicimos un rodeo, los acorralamos y los trajimos al galpón de la hacienda. En la resistencia que opusieron para someterse fue muerto uno de los indígenas sin poder designar yo la persona que lo mató".
Los estancieros y sus acólitos terminaron sobreseídos.
La lectura del expediente permitió sacar a la luz numerosos testimonios que aportaron claridad sobre lo sucedido.

Autor : Bernardo veksler
Etiquetas
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    100%
    12 votos
  • No me interesó
    0%
    0 votos