Fundación Garrahan incorpora latas de aluminio al programa de reciclado
Una cruzada solidaria y ecológica

Fundación Garrahan incorpora latas de aluminio al programa de reciclado

Se suman al papel, las tapitas de plástico, llaves de bronce y placas de radiografías. “Tenemos que guardarlas, aplastarlas y llevarlas a la próxima juntada, que será en octubre”, indicó la coordinadora a nivel local, Viviana Remy. Sirven las latas de bebidas; no así las de conservas porque son de hojalata. Estos elementos se transforman en recursos que vuelven a la Fundación, al tiempo que se reduce la contaminación cambiando el uso de los desechos.
27/08/2018
L

a Fundación Garrahan anunció la incorporación de un nuevo material a sus programas de reciclado de desechos, que se convierten en recursos económicos para el funcionamiento de la Casa Garrahan, al tiempo que contribuyen a la preservación del medio ambiente.
A partir de ahora se recibirán latas de aluminio; que se suman al papel, las llaves de bronce, las tapitas plásticas y placas radiográficas. Es que a partir de las llaves se recupera el bronce; a partir de las placas se preserva el metal plata; y a través de las latas se podrá recuperar el aluminio; la extracción de estos elementos permite venderlos y obtener recursos económicos en favor de la Fundación.
En diálogo con EDFM, Viviana Remy, coordinadora de Fundación Garrahan a nivel local, afirmó que “me llena de orgullo poder decir que la Fundación sigue investigando y encontrando nuevos elementos que pueden sumarse al programa de reciclado, al tiempo que se encuentran también compradores para completar la cadena”.
Remy recordó que “antes salía a caminar por la calle, veía tapas y las juntaba. Ahora lamentablemente veo gran cantidad de latas tiradas”, observó. “A partir de ahora, y a través de la Fundación Garrahan, todos podemos guardar las latas aplastadas, para que ocupen menos espacio, y llevarlas a las juntadas de material reciclable que realizamos cuatro veces al año, para seguir sumando a la causa desde nuestros hogares”, dijo.
Las latas que pueden reciclarse son las de gaseosas, cervezas y bebidas energizantes; no así las de conservas como arvejas o atún, que son de hojalata y no se recuperan. “Ante cualquier duda, hay que acercarla la lata a un imán; si no lo atrae, es aluminio y sirve para el Garrahan”, explicó Remy.
“La idea es que todos empecemos a juntar las latas, las aplastemos y guardemos hasta la próxima juntada, que será en el mes de octubre”, señaló la coordinadora, y remarcó que “es fundamental el compromiso y el hábito que todos podemos incorporar, como lo hemos hecho con el papel, las llaves, las tapitas y las placas, para guardar estos materiales permanentemente y donarlos a la causa del Garrahan”, expuso.
El programa de reciclado de la Fundación Garrahan trabaja sobre dos ejes: el solidario y el ecológico. Mientras que los elementos una vez vendidos se transforman en recursos que vuelven a la Fundación, estos desechos dejan de ser basura para convertirse en nuevos productos, no llegan al relleno sanitario ni permanecen en la vía pública, reduciendo la contaminación.
El plástico de las tapitas se recupera como materia prima para la fabricación de otros productos; el papel es convertido en papel de cocina; en tanto el bronce de las llaves, la plata de las radiografías y el aluminio de las latas también podrán comercializarse.
Los fondos obtenidos sostienen el funcionamiento de la ‘Casa Garrahan’, que alberga a niños con problemas de salud que se encuentran atravesando un tratamiento médico lejos de sus hogares; además se destinan a capacitaciones del personal de salud, remodelación y ampliación de las instalaciones, entre otros fines.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    %
    0 votos
  • No me interesó
    %
    0 votos