La Fiscalía requirió la instrucción de una causa para investigar el supuesto maltrato a perros
Denuncia contra el administrador de un centro invernal

La Fiscalía requirió la instrucción de una causa para investigar el supuesto maltrato a perros

El fiscal Eduardo Urquiza tomó la denuncia presentada por dos integrantes de la Asociación Civil Protectora de Animales “Patitas Tolhuin”. Investigan presuntos malos tratos y actos de crueldad contra 42 perros Alaskan Husky que se encuentran en “Valle de Lobos”, utilizados para paseos en trineos. La ONG constató que muchos están delgados, apáticos, sin vacunas ni castraciones, y con enfermedades como sarna. Impulsaron varias medidas probatorias. La causa está en manos del juez Javier de Gamas Soler.
13/03/2018
L

a Justicia de la provincia formó ayer una causa penal contra el administrador del centro invernal “Valle de Lobos”, ubicado a unos 20 kilómetros de Ushuaia, tras la denuncia presentada por una entidad protectora de animales, debido al estado en el que se encuentran 42 perros Alaskan Husky utilizados para realizar paseos en trineos.
Integrantes de la Asociación Civil Protectora de Animales “Patitas Tolhuin” revelaron que la mayoría de los perros presenta una “delgadez extrema”, además de un “estado de ánimo apático”, y que veterinarios de la entidad constataron distintas irregularidades como falta de vacunas, ausencia de castración y desparasitación, mientras que algunos animales tienen sarna y otras enfermedades.
Según la denuncia, la protectora tomó conocimiento de la situación a raíz de las publicaciones repetidas en redes sociales de turistas que visitaron el lugar el último año.
Miembros de la organización visitaron el lugar por primera vez el 24 de enero de este año, y constataron que los perros se encontraban “en caniles cerrados con tejido de alambre romboidal, piso de cemento y cuchas construidas a partir de tambores plásticos”.
“Algunos animales se encontraban atados con cadenas dentro de los caniles. Estaban delgados, apáticos y en el lugar había deposiciones líquidas”, afirmaron en su denuncia María Rosa Martínez y Susana Beatriz Sosa, en representación de la Organización No Gubernamental (ONG).
También señalaron como responsable de la situación al administrador del centro invernal, de nombre Walter Callo, quien utiliza los perros para realizar “actividades turísticas y recreativas en el centro invernal”.
Una segunda visita al lugar, llevada a cabo el 11 de febrero, incluyó la presencia de la veterinaria Silvia Spada, quien verificó, en compañía de integrantes de otras protectoras de Río Grande, la existencia de “más de 50 perros con bajo peso”, sin “procesos de castración ni desparasitados”, mientras que en sus libretas sanitarias “no estaban asentadas vacunas actuales” y “algunos animales tenían sarna”, manifestaron los denunciantes ante la Justicia.
El fiscal de Ushuaia Eduardo Urquiza motorizó ayer la denuncia a través de un requerimiento de instrucción que fue elevado al juez penal de turno, Javier de Gamas Soler, confirmaron a EDFM fuentes judiciales.
Urquiza calificó el posible delito cometido como “infracción a la ley nacional 14.346, que prohíbe los malos tratos y actos de crueldad hacia los animales”.
El fiscal solicitó como medida probatoria que se practique un informe médico veterinario sobre los perros, tendiente a determinar su raza, peso, estructura y porte de cada animal, estado de salud y todo otro dato de interés para el caso”.
También requirió la declaración testimonial de las personas sugeridas por la ONG, y la intervención de la Dirección de Zoonosis del municipio para que se elabore un informe fotográfico y un croquis de las instalaciones.
El funcionario judicial pidió, inclusive, que el Instituto Fueguino de Turismo (Infuetur) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informen las acciones realizadas a partir de que el caso les fuera comunicado por la protectora de animales que formuló la denuncia.
El centro invernal “Valle de Lobos” es uno de los más tradicionales de las afueras de Ushuaia y su propietario histórico, Juan “Gato” Curuchet, hace tres años que no vive en la provincia y le alquiló las instalaciones a Callo.
Curuchet declaró a FM del Sur que como dueño del predio viajará a la ciudad para mediar en el conflicto y que a raíz de la intervención de la protectora “muchos de los animales ya están hoy en mejor estado” y “fueron desparasitados y vacunados”.
“Lamentablemente el administrador actual tuvo problemas económicos y cayó en desgracia. Igual pienso que la actividad no va a sobrevivir mucho tiempo porque a la gente en general no le gusta que los perros trabajen. Es una tendencia y no creo que cambie”, afirmó el propietario de Valle de Lobos.

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    50%
    1 voto
  • No me interesó
    50%
    1 voto