Relatos de Darwin sobre fueguinos conmueven a anglicanos
EL 4 DE JULIO DE 1844

Relatos de Darwin sobre fueguinos conmueven a anglicanos

04/07/2019
L

os relatos de Charles Darwin “sobre la miserable vida de los aborígenes fueguinos” logran  conmover “hondamente a la feligresía anglicana” y motorizar voluntades en pos de asistirlos. La vanguardia de estas acciones las encarna Allen Gardiner, quien promueve la fundación de la “Patagonian Missionary Society” que se propone acudir a Tierra del Fuego para una cruzada solidaria y evangelizadora. La entidad se logra constituir en octubre y Gardiner asume como su primer secretario (Rodolfo Cananor. Cronología patagónica).
El año siguiente, Gardiner, junto al pastor Hunt, navega en torno a la isla Grande y arriba a Fuerte Bulnes y, al advertir “la influencia de la Iglesia Católica”, los misioneros se embarcan “el 20 de mayo de regreso a Inglaterra.
No obstante, la sociedad misional se propone concentrarse en los canoeros del Beagle y emprende una nueva misión que culmina en una tragedia, cuando, el 5 de setiembre de 1851, fallece de inanición Allen Gardiner en bahía Aguirre, el último de los siete misioneros que buscaron refugio en una cueva ribereña ante la hostilidad de los nativos yámana.   
Tres años después, “zarpa la expedición evangelizadora de la “Patagonian Missionary Society” en la goleta “Allen Gardiner” con rumbo a la América del Sur, con miras a realizar primeramente un asentamiento en las islas Malvinas y comandar desde allí la colonización evangélica de Tierra del Fuego”. Se instalaron en “el islote Keppel, ofrecido en arrendamiento a la misión por el gobierno británico”.
Con los materiales transportados erigen edificios y se proponen llevar a cabo viajes al Beagle para convencer a los nativos de regresar con ellos a Keppel para instruirlos y convertirlos en mediadores entre los anglicanos y los canoeros.
Como dato referencial, para la misma época (1854) colonos galeses comandados por Henry Jones se proponían colonizar la costa del río Chubut.
Los proyectos anglicanos se enfrentaron con una nueva tragedia en 1859. Cuando la misión que desembarcó la bahía Wulaia, dirigida por Garland Phillips, se aprestaba a realizar un primer oficio religioso en la cabaña levantada en la isla Navarino. Allí, fueron atacados por una multitud enardecida de nativos que terminó con la vida de ocho miembros de la delegación. Sólo se salvó “el cocinero que estaba de guardia a bordo de la goleta de la Misión. Esta fue la primera masacre de blancos en la Patagonia austral” (op.cit.).

Autor : Bernardo Veksler
Etiquetas
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    100%
    9 votos
  • No me interesó
    0%
    0 votos