El Huillín en peligro de extinción, a la espera de la protección de su hábitat
Especie de nutria nativa

El Huillín en peligro de extinción, a la espera de la protección de su hábitat

Un grupo de especialistas trabaja para conservar al Huillín, especie de nutria nativa que en Tierra del Fuego se encuentra en peligro crítico de extinción. Entre los lugares donde desarrolla su vida, Península Mitre se erige como uno de los sitios más relevantes. Por eso, resulta de vital importancia la sanción de una ley de protección para el área, para lograr salvar esta especie.
26/03/2020
E

l doctor Alejandro Valenzuela es docente investigador del Instituto de Ciencias Polares, Ambiente y Recursos Naturales (ICPA) de la UNTDF y el CONICET, y en la actualidad dirige la tesis doctoral del licenciado Alfredo Claverie, mediante la cual buscan relevar y evaluar diversos aspectos socio-ecológicos de la nutria nativa de Tierra del Fuego, el Huillín, con el fin de realizar un aporte a su conservación.
Tras las últimas investigaciones realizadas, los especialistas advirtieron que la población del animal se mantiene estable en zonas protegidas como el Parque Nacional Tierra del Fuego y la Reserva Natural Silvestre Isla de los Estados. Sin embargo, la situación no es igual en las costas sin protección del Canal Beagle, donde “no encontramos signos de la especie lo cual nos indica que los sitios que se encuentran por fuera de alguna categoría de protección no estarían siendo adecuados para mantener una población de huillín”, asegura.
“En Península Mitre todavía hay individuos de Huillín”, afirma Valenzuela, por eso “es importante definirla como un área protegida y que tenga un plan de manejo, y un plan para regular el turismo y las actividades humanas”.
“Una buena decisión sería que salga la ley para que sea área natural protegida, sería un primer paso para definir las mejores estrategias para que estos animales puedan sobrevivir, ya que son importantes para la población de la Isla de los Estados porque representan la conexión entre esa isla y el resto del archipiélago” aseguró a El Rompehielos.
El especialista destaca un segundo punto a pensar: las actividades humanas en mar y el efecto adverso que estas provocarían a los ecosistemas nativos. “La propuesta de instalar salmoneras en el Beagle es una de ellas, donde la realidad es que si se ponen las salmoneras en el Canal o en zonas de Península Mitre, es una sentencia de muerte para el Huillín en el área”.
Durante el Taller Binacional para la Conservación del Huillín realizado en el 2018 entre nuestro país y Chile, “surgió que una de las principales amenazas para el animal es el humano y las actividades que modifican su hábitat, ya sea por modificación, fragmentación, contaminación y actividades diarias que desarrolla en áreas donde está el Huillín”. Además, en el marco del Proceso de Recategorización de los Mamíferos Argentinos, liderado por la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM) y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS), Valenzuela y otros especialistas declararon a la población del Huillín en Tierra del Fuego `en peligro crítico´ de extinción.

El aporte del Huillín al ecosistema

El Huillín es un predador tope, que se encuentra en lo más alto de la red trófica (cadena alimentaria), tornándolo esencial a la hora de mantener esa red y a las demás especies que se encuentran en el ecosistema.
Tomando como ejemplo el caso de la nutria marina de California, otro predador tope en su ecosistema, Valenzuela cuenta que esa especie se alimenta de erizos de mar y éstos a su vez del bosque de algas. “Por distintas cuestiones la nutria desapareció, con lo cual no hubo quien comiera a los erizos, produciendo el aumento de su población que provocó que empezaran a desaparecer los bosques de algas, que a su vez sirven de refugio para numerosas otras especies que se vieron afectadas. En California debieron reintroducir las nutrias, donde el resultado fue que el bosque  volvió a aparecer, demostrando la importancia de un predador tope para regular los ecosistemas” indica.

La interacción entre los humanos y la fauna silvestre

En estos días donde la pandemia del Coronavirus se cobró la vida de miles de personas en todo el mundo, y amenaza con seguir avanzando en distintas regiones, se torna casi imposible no remitirse a la interacción que los humanos establecemos con la fauna silvestre, teniendo en cuenta el origen que provocó este caos.
“Somos los responsables del contagio de este tipo de enfermedades y en este caso de la pandemia. La mayor reflexión es entender cuáles son nuestras prácticas y muchas veces cuál de esas prácticas apoyamos sin querer”, cuestiona. Porque estas acciones no solo afectan a la fauna silvestre,  “sino que nos afectamos a nosotros mismos”.
En este sentido, pone de relieve que las especies silvestres tienen naturalmente bacterias, parásitos y virus específicos para esas especies y que normalmente transmiten a las personas, sin embargo es con la destrucción del hábitat, “estamos obligando a muchos animales a moverse, como los Huillines que antes estaban en las costas de Estancia Moat. Estamos generando sitios modificados por el humano, antropogénicos, donde se favorece la interacción entre humanos y fauna silvestre, aumentando la probabilidad de contagio de alguna enfermedad. Lo mismo sucede con el comercio o el consumo de fauna silvestre”.
Así como Alejandro Valenzuela, muchos especialistas sostienen la importancia de concretar diferentes acciones de conservación en Tierra del Fuego. El primer paso, conocer lo que es propio de este territorio. Luego quedará la tarea de difundir y actuar en pos de la protección de esta y otras especies nativas tan importantes para todo el ecosistema local. 

Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    88%
    7 votos
  • No me interesó
    13%
    1 voto