El Colegio José Martí festejó “en su casa” 64 años de vida institucional
Acto en el refaccionado edificio

El Colegio José Martí festejó “en su casa” 64 años de vida institucional

Fue en un acto realizado en el edificio propio de calle Fadul 37. Estuvo presente la gobernadora Rosana Bertone y el Ministro de Educación. El rector de la institución, Julián Nobile, no olvidó la odisea que el alumnado y los docentes tuvieron que atravesar cuando fueron sacados del edificio por el gobierno de Fabiana Ríos, y fueron dispersados por distintos espacios físicos que no reunían las condiciones mínimas para el dictado de clases. “Estamos festejando haber vuelto a casa, después de un largo y penoso viaje”, dijo Nobile, para luego recordar que ello se logró “a pesar de todos los pronósticos y de aquellos que trabajaron para que no lo hiciéramos”.
25/09/2017
L

a comunidad educativa del Colegio José Martí de Ushuaia pudo volver a festejar un aniversario con un sabor de boca más dulce que el de años anteriores. No fue un aniversario más, ya que estos 64 años tuvieron como escenario el edificio original, el de calle Juana Fadul 37 que fue refaccionado integralmente y reforzado estructuralmente para cumplir con las normas de sismo resistencia por parte del Gobierno de la Provincia.
Los últimos 4 años anteriores no había existido un ánimo de festejo en su aniversario y no era para menos. El clima de desazón se había apoderado de integrantes de la institución debido a que, por decisión de la entonces gobernadora Fabiana Ríos y su ministra de Educación, Sandra Molina, había decidido sacar al alumnado por fallas en el edificio a mediados del año 2013. A partir de allí Alumnos y docentes fueron desmembrados y divididos en edificios alquilados que no cumplían las condiciones de escuela y mucho menos era aptos para el dictado de clases.
El argumento era la situación estructural del edificio que dada la antigüedad del mismo ameritaba una refacción integral. Pero pasaron los meses y la gestión Ríos nunca pudo siquiera iniciar los trabajos y decidió cerrar la institución en términos físicos sin realizar las obras que ellos mismos decían había que realizar.
Por eso este viernes 22 de septiembre hubo una sensación de triunfo entre las autoridades de la institución; entre ex alumnos y alumnos que festejaron y manifestaron su alegría por haber “vuelto a casa” tras 4 años de zozobra. Durante el acto se podía percibir el orgullo, la emoción de no haber sido doblegados. También hubo por parte del rector, Julián Nobile, agradecimientos, al actual gobierno de la Provincia, en la persona de Rosana Bertone. Por haber cumplido en campaña que iba a restituir el edificio original a sus legítimos duelos “y cumplió” como dijo en rector tras el acto.
Agradecimientos a los docentes y alumnos que se mantuvieron unidos pese a haber estado divididos en las “aulas digitales trabajando a los acordes de las amoladores” o en el edificio “del Jardín de infantes de la calle Valdéz con el perro corriendo arriba de los techos”. También recordó el edificio de departamentos de Antártida Argentina y Maipú o la capilla María Auxiliadora; el ubicado en Darwin y Cagna y también el IPRA. “Agradecemos a todos esos lugares pero no era necesario”.
Nobile no olvidó el trabajo de la prensa durante todos esos años por “mantener vigente el reclamo del colegio”.   
“Estamos festejando haber vuelto a casa, después de un largo y penoso viaje”, dijo Nobile al iniciar su discurso y recordó que se trató de “un viaje que nos llevó por lugares precarios, injustos e innecesarios”. A pesar de que en su momento el panorama era sombrío “siempre miramos al futuro” y recalcó que “a pesar de todos los pronósticos y de aquellos que trabajaron para que no lo hiciéramos, volvimos. Estamos nuevamente en nuestra casa”.
El Rector manifestó que la institución volvió “despejando definitivamente las dudas de que este colegio puede recibir cualquier embate: ya sea sísmico, porque lo han reforzado estructuralmente; o de cualquier otra naturaleza. Esta experiencia nos fortaleció de una manera inimaginable y nos unió, nos hizo más sabios, más resistentes y más tenaces”.   
Asimismo sostuvo que “nos pusieron a prueba y le demostramos a toda la comunidad que el Colegio Provincial José Martí es muchísimo más que un edificio ubicado en Fadul 37. Redoblamos la apuesta y en vez de quedarnos con los brazos cruzados, nos expandimos. Aún en las peores condiciones”.    
Nobile agradeció a las familias de los alumnos, al cuerpo de docentes y directivos; el personal de Pomys y los preceptores. También a la gobernadora Rosana Bertone y al ingeniero Martín Gessaga, el actual Secretario de Obras Públicas, que también es un ex alumno. “Cuando le pregunté que si era gobernadora qué decisión iba a tomar con el colegio, me dijo: “les voy a devolver ese edificio escolar a la comunidad educativa”, y cumplió con su palabra”.
No olvidó agradecer al entonces legislador Jorge Lechman por haber impulsado una ley para juntar fondos para las obras del colegio, como así también a la empresa y los obreros que realizaron el trabajo.
 
“Juntos reconstruimos esta institución”

Por su parte la gobernadora Bertone, que estuvo acompañada por el ministro de Educación, Diego Romero, el ministro de Trabajo, Claudio Carrera y la concejal y candidata a diputada, Laura Colazo, entre otros funcionarios durante el acto, hizo uso de la palabra y recalcó el trabajo colectivo que se realizó para poder reconstruir el edificio.
"Con orgullo puedo decir que juntos reconstituimos esta institución", expresó Bertone al tiempo que dijo que "es hermoso ver que una institución que cumple 64 años con toda una historia increíble". Recordó que hasta su inauguración "muchas familias tenían que mandar a sus hijos a hacer el secundario a otras ciudades".
"Fue una iniciativa que fue creciendo, que durante estos 64 años tuvo muchas vicisitudes y esperemos que esta situación de cambios y mudanzas sea la última, porque ahora están en un edificio totalmente remodelado, que ha sido un sueño que hemos compartido con muchos ex alumnos", agregó la titular del Ejecutivo.
"Es muy emotivo venir a una escuela donde hay un trabajo permanente, a una escuela que es emblemática porque esta institución junto a la escuela técnica fueron muy simbólicas en el pasado y entre ellas ha habido una sana competencia", destacó Bertone.
Recordó en qué situación se encontraba el edificio al momento de asumir su mandato, en diciembre de 2015. "Lo que vi era el monumento a la desidia" graficó y a partir de allí "se hicieron estudios muy importantes para reforzar toda la estructura" y permitir su reapertura este año.
Durante su discurso, la Gobernadora reiteró su defensa a la escuela pública: "yo me eduqué en la educación pública, primaria, secundaria y universitaria, ¿cómo no voy a creer en ella? Pero también creo en el trabajo, en dejar todo por ese salario que a uno le pagan -dijo-. Y sé que en esta casa se trabaja y se trabaja mucho", destacó.

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    0%
    0 votos
  • No me interesó
    100%
    1 voto