Ramón Lista presenta su libro ‘Viaje al país de los onas’
EL 20 DE ABRIL DE 1887

Ramón Lista presenta su libro ‘Viaje al país de los onas’

20/04/2021
F

echada este día, el explorador Ramón Lista firma la introducción a su libro ‘Viaje al país de los onas’, que reseña su incursión en la isla Grande de Tierra del Fuego. El libro está dedicado (“por el alto aprecio que le profeso”) al vicepresidente Carlos Pellegrini, en un claro alineamiento del autor en la grieta que lo enfrentaba al presidente Miguel Juárez Celman.
En un párrafo sostiene: “Los bosquejos de la naturaleza austral, ya sean sombríos o de alegre colorido, han sido trazados sobre el terreno; y, aunque imperfectos, tienen el mérito de ser verídicos. Lo mismo puedo decir acerca de los distintos aspectos que ofrece en aquellas comarcas la especie humana, sumida aun en la barbarie de la Edad de Piedra”.
El viaje se inició el 31 de octubre de 1886, cuando partió de Buenos Aires en el transporte ‘Villarino’. Formaron parte de la expedición: monseñor José Fagnano, el médico Polidoro Segers, el capitán de infantería José Marzano y veinticinco hombres de tropa. Transitaron desde San Sebastián a bahía Thetis, luego navegaron por el canal Beagle hasta Ushuaia.
Sobre los fueguinos, Lista manifestó sus preconceptos: “raza degradada, que seguramente ocupa el bajo nivel entre todos los pueblos salvajes”, que debieron emigrar cediendo el terreno “a una raza más civilizada (…) los Tehuelches”. Además de citar opiniones despectivas de sus hombres: “los onas son enanos, que tienen cola y viven bajo tierra” y que “se comen las viejas” (Ramón Lista. Obras Tomo 2).
El 25 de noviembre, Lista desembarcó en San Sebastián “para inquirir personalmente el paradero de los indios” con el propósito “de desarmarlos y conducirlos al campamento, para por medio de regalos, (…) obtener entre ellos un guía que me llevase a través de la isla”.
Los nativos resistieron. Entonces intentó “desalojarlos; incendiando su guarida”. Como siguieron “en su actitud enconada (…) y era necesario a toda costa apoderarse de esa gente (…) di la señal de ataque (…) Los indios nos recibieron con una granizada de flechas (…) prosiguió el combate con el mismo ímpetu; y después de algunas descargas de carabina, el matorral quedó en nuestro poder, y sobre las zarzas veintiocho muertos, entre ellos un ona atlético, el jefe…”(op.cit). Luego de ese sangriento y desigual combate, regresaron al campamento.
Esta fue la primera masacre de nativos fueguinos consumada por representantes del estado argentino.

Autor : Bernardo Veksler
Etiquetas
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    100%
    7 votos
  • No me interesó
    0%
    0 votos