Es de Ushuaia y haciendo malabares recorrió varios países de América Latina
Una filosofía de vida

Es de Ushuaia y haciendo malabares recorrió varios países de América Latina

Su nombre es Flavio Villafañe y se lo ve demostrando su destreza urbana en avenida Maipú y 12 de Octubre. Nació en Ushuaia a donde volvió luego de haber recorrido Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y Chile. “Ushuaia es Ushuaia. Me gusta porque es tranquilo para vivir y la gente, al menos la mayoría, todavía no está tan mal como en otras provincias”, explico Villafañe a EDFM.
20/04/2021
F

lavio Villafañe nació en Ushuaia hace 32 años y a diferencia de otros jóvenes fueguinos de su misma edad, ya recorrió varios países de América Latina. Y lo hizo a través del malabarismo urbano el cual a base de esfuerzo y las propinas que conseguía, fue viajando primero por distintas provincias de la Argentina y finalmente recorrió Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia y Chile, entre otros países.
Volvió a la capital fueguina antes de la Pandemia y en diálogo con el diario Del Fin Del Mundo (EDFM), admitió su deseo de volver a viajar para seguir conociendo otros países de América del Sur. Pero obviamente siempre que se fue volvió porque asegura que la capital de Tierra del Fuego, el lugar que lo vio nacer, es una ciudad única.
“Ushuaia es Ushuaia – sostuvo con su habitual simpatía reflejada en una gran sonrisa – añ concluir una exhibición de malabares, entre los stop que realiza entre el seáforo rojo y el verde que habilita la circulación. “Me gusta porque vivir acá es tranquilo y la gente, al menos la mayoría, todavía no está tan mal como en otras provincias”, sostiene.
En ese sentido y a modo de contracara, mencionó otras provincias argentinas que ha recorrido. “Por darte un ejemplo, uno se va a Chaco o Corrientes y ahí la gente no está tan bien como acá”, explicó para marcar la diferencia.
Y su análisis tiene bastante sustento, toda vez que a cambio de los malabares recibe propinas voluntarias por parte de los automovilistas. O sea, dinero en efectivo, quizás uno de los mejores termómetros a la hora de evaluar el funcionamiento de las economías en las distintas provincias que se ve reflejado cuando las personas pueden dar, o no, según la condición económica que ostentan.
Luego de ir a realizar otra ronda de malabarismo, se vuelve a tomar otra pausa. Explicó que acá en Ushuaia suele llegar a recaudar unos 2 mil pesos diarios, aproximadamente. “Hay días que se puede juntar unos 2000 pesos y como yo vengo temprano a la mañana, tipo 7 u 8, parece que a la gente eso le gusta y uno recibe las propinas tras la exhibición de malabares”. Igualmente, no todo es color de rosas, ya que muchas veces debe soportar las inclemencias del tiempo, el frío, el viento y la lluvia, durante largas horas.
Otra de las menciones que hizo y que todavía para él sigue siendo un plus en la capital fueguina, es la seguridad. “Acá cualquiera puede caminar con un celular de alta gama en la mano por la calle, enviando un mensaje o contestando una llamada, y no hay ningún problema. En muchos lugares del norte eso no lo podes hacer ni ahí”.
Consultado sobre qué significaba para el su arte urbano y la demostración de malabarismo, fue directo: “esto es un estilo de vida para mi y mi medio de vida. Además de los malabares hago artesanías, pero le dedico menos tiempo”. Consideró que con eso es suficiente para vivir.
Por último, no ocultó su deseo cuando pase la pandemia poder seguir recorriendo Latinoamérica. Si bien todavía no decidió cuál será su próximo destino, consideró que todavía no es el momento. “No se puede y está complicado. Si uno se quisiera ir, uno se va. Pero no es el momento”.
Igualmente, como buen fueguino, dejó bien claro que más allá de que se pueda ir, siempre el destino final será su tierra, la ciudad más austral del mundo.

Galería de noticia
Cuál es tu opinión sobre la nota?
  • Me interesó
    75%
    3 votos
  • No me interesó
    25%
    1 voto